• Inicio
  • >
  • Blog
  • >
  • Transformá tu día a día para combatir el SIBO: Estilo de vida saludable

Transformá tu día a día para combatir el SIBO: Estilo de vida saludable

Transformá tu día a día para combatir el SIBO: Estilo de vida saludable

Hoy quiero compartir con vos un artículo diferente.

Quiero contarte la historia de Leticia. Ella es una mujer de 36 años a la que le han diagnosticado SIBO (Sobrecrecimiento Bacteriano de Intestino Delgado).

Y aunque Leticia no es su nombre real, ni tampoco es una sola persona, ella recopila lo que muchas pacientes me cuentan al llegar desesperadas a mi programa SIBO 2.0:

— No sé por qué no logro mejorar los síntomas.

Ella cumple con todo lo que han pedido mis colegas: dieta y medicación, pero aunque sigue las pautas «al pie de la letra», no logra dejar de sentirse hinchada y parece que cada vez le caen peor mayor cantidad de alimentos.

Vamos a entrar en un día en la vida de Leticia para descubrir juntas qué podría mejorar, para que empiece a sentirse mejor, ¿qué te parece?


  • Un día de SIBO en la vida de Leticia
  • ¿Qué significa vida saludable para una persona con SIBO?
  • Qué consejos de vida saludable le daría a Leticia:
    • Descanso de calidad
    • Alimentación real
    • Movimiento
    • Evitar la automedicación
  • Un paso hacia un estilo de vida saludable

Un día de SIBO en la vida de Leticia

Me despierto con una sensación de malestar en el abdomen, como si mi estómago estuviera inflado. 

Es una sensación incómoda que parece acompañarme desde que me diagnosticaron SIBO. 

Me levanto lentamente de la cama, sintiendo la fatiga de no haber descansado bien. Admito que ayer a la noche, me acosté tarde después de una maratón de series. Son tan atrapantes que me vi toma la temporada 3 de “The CROWN”.

Mi desayuno es una historia repetida, sin fin: una taza de té de hierbas y una galleta de arroz, como me indicó la nutri.

¡No podría ser más aburrido! ¡Me muero de hambre!

Sé que debería seguir una dieta estricta, pero ¿a quién engaño?

Cada tanto me tiento con mermelada de frutillas sobre galletitas de agua bien saladitas que tanto me gustan. Como son livianas pasan sin pena ni gloria y son de fácil digestión. 

Ni de broma se me ocurre comer fruta porque me fermenta adentro y después estoy hinchada todo el día.

Tomo la medicación religiosamente todas las mañanas. Puedo olvidarme de ir al supermercado por comida, pero nunca de la medicación.

A lo largo de la mañana, me enfrento a episodios intermitentes de dolores abdominales, por eso para evitar problemas siempre voy en coche/automóvil a la oficina. Es más cómodo.

Intento concentrarme en mi trabajo como administrativa, pero no siempre lo consigo. 

Como estoy las 8 horas que dura el turno en la computadora, no me paro ni para ir al baño, aunque tenga ganas. Cuando llegue a casa iré. Además, me resulta incómodo ir a otro baño fuera de casa.

Cuando logro prepararme el tupper la noche anterior el almuerzo es casi siempre el mismo que me indicó la nutri, por eso no aumentan los síntomas, pero tampoco mejoro.

Sin embargo, voy a ser sincera, no siempre es así.

A veces salimos con mis compañeras a almorzar juntas y entonces termino en una elección rápida y poco saludable, una hamburguesa con unas papas fritas en la hamburguesería cercana. 

Eso sí, no tomo gaseosa, solo agua; porque si lo acompaño con soda me hincha.

La tarde transcurre sentada entre reuniones y discusiones largas horas; mientras continúa mi lucha contra la fatiga. 

Me cuesta concentrarme, tengo mucho sueño después del almuerzo y poco tiempo después quiero algo dulce. Lo bueno es que tengo mi arsenal de alfajores, polvorones y galletas sin TACC, veganas y con edulcorantes. 

Para combatir cualquier dolor menor, tomo, de vez en cuando, algún analgésico sin pensarlo demasiado, pero si no doy más del dolor de espalda me hago inyectar algún corticoide para que no me haga mal a la panza.

Al llegar a casa, después de estar horas detrás del escritorio, termino muy cansada y lo único que quiero es desconectar en el sofá

Si no me toca ir al gimnasio, que cumplo religiosamente 3 veces a la semana, me tiro a ver otra serie sin culpas.

La cena es la única comida que sigo al pie de la letra de lunes a viernes, aunque intento relajarme, la hinchazón persiste.

Cuando llega la hora de dormir, me cuesta dormirme. Sigo pensando en todas las tareas y problemas del día… vi en las noticias que la guerra en Rusia está cada vez peor.

Apago la luz y reviso las notificaciones en el celular a ver si el chico con el que me veo me escribió o si en el grupo de amigas coordinamos para salir el fin de semana. 

Luego reviso un rato las redes y cuando me quiero dar cuenta ya se me hizo tarde de nuevo, ya es la 01:00.

¡Buenas noches!

Mujer cansada con SIBO

¿Qué significa vida saludable para una persona con SIBO?

El tratamiento de SIBO va mucho más allá de tomar la medicación y hacer la dieta que te indicó la nutricionista.

El tratamiento integral de SIBO incluye un cuidado adicional continuo: tu estilo de vida.

Sí, la clave está en la constancia y en ir agregando de a poco a tu vida hábitos saludables.

Qué consejos de vida saludable le daría a Leticia:

Descanso de calidad

La microbiota de nuestro intestino controla muchos aspectos de nuestro metabolismo: desde nuestro apetito hasta el sistema inmune. 

Cuidando nuestro sueño podremos evitar alteraciones de nuestro sistema digestivo y viceversa, ya que existe un diálogo interno llamado eje intestino cerebro.

Por lo tanto, estos serían los consejos para Leticia:

  • Dormir 7 u 8 horas.
  • Evitar todo tipo de pantallas 2 horas antes de ir a la cama.
  • Relajarse antes de dormir creando un ambiente tranquilo.

Alimentación real

Es bastante entendible pensar que aquello que comemos afecta nuestra microbiota, pero a veces nos confundimos en la elección de los alimentos.

Por lo tanto, estos serían los consejos para Leticia:

  • Comer comida real significa excluir ultraprocesados (ni galletitas livianas saladitas, hamburguesas con papas fritas, ni alfajores o polvorones comprados por más veganos que sean).
  • Variar la alimentación progresivamente y según las indicaciones de la nutri, ya que una de las peores decisiones para tu microbiota es la monotonía de alimentos, aunque sean sanos.

Movimiento

Nuestro cuerpo necesita moverse.

El humano se desarrolló en un contexto en el cual debíamos movernos para sobrevivir. Quedarse quieto era sinónimo de muerte.

En la actualidad solo el 40 % de la población mundial refiere que al menos camina un poco todos los días (ni hablar de entrenar y desarrollar una actividad física), como le sucede a Leticia en su historia. 

Moverse no es opcional, ¿pero cómo implantarlo con ese estilo de vida?

La respuesta sería:

  • Define objetivos pequeños para empezar a incorporar hábitos que te obliguen a moverte. Te doy algunos ejemplos:
    • Voy a salir 15 minutos antes al trabajo y me bajaré del transporte (o estacionaré el automóvil) a unas 15 cuadras del trabajo. De esta forma me obligo a caminar hasta llegar al mismo todos los días.
    • Al llegar a casa, tendré mi ropa de gimnasio lista al lado de la puerta de entrada, para que apenas llegue, sin pensarlo me cambio y salgo a caminar (o voy al gym).

Evitar la automedicación

El SIBO no es una enfermedad, es una consecuencia del desequilibrio de las bacterias del intestino delgado.

Por lo tanto, la automedicación es una mala decisión. 

En el caso de Leticia, los antibióticos o los corticoides son, como dice el refrán: «pan para hoy y hambre para mañana».

Pero además de ser una solución temporal al síntoma, puede llegar a empeorar el desequilibrio de la microbiota intestinal y en realidad llevarla a una recaída severa.

Un paso hacia un estilo de vida saludable

Cambiar un estilo de vida, cualquiera que sea la situación de salud que tengas, requiere de 4 cosas:

  • Motivación
  • Aprendizaje
  • Constancia
  • Paciencia
  • Apoyo

Porque cambiar tu estilo de vida, no es solo tomar un antibiótico y quitar ciertas comidas de tu alimentación, es recablear tu mente para que lo que es «nuevo» se convierta en algo agradable y habitual.

Por eso, si necesitas ayuda, he creado un programa para comenzar este cambio. 

Lo he llamado Programa SIBO 2.0 ¿te gustaría saber un poco más?